¡Yo sé que me entiende!

YO SÉ QUE ME ENTIENDE. ¿HASTA QUÉ PUNTO ES CIERTA ESTA AFIRMACIÓN?

¡Él me entiende, sabe lo que ha hecho!

Muchos pensamos que nuestros perros entienden todo lo que les decimos, sobre todo está afirmación la podemos escuchar cuando nuestro perro ha hecho algo mal, ya que agacha la cabeza.

Pero… ¿Hasta qué punto es cierto que nos entiende?

 

Nuestros perros son capaces de hacer asociaciones por sí mismos, sin que nosotros se las enseñemos específicamente, o incluso no queramos que haga esa asociación. Ellos asocian un estado a una acción reciente.

Pondremos algunos ejemplos para que esto se entienda mejor:

  • ¿Todo patas arriba al llegar a casa? Si tu perro destroza la casa cuando te marchas a trabajar y lo regañas cuando regresas, él puede realizar una asociación similar a: “Cuando mi dueño llega a las tres de la tarde viene enfadado y me regaña…” – ¡Oh no, lo huelo en el portal, ya va a entrar! Voy a esconderme es la hora de que me regañen! –  Algo así estaría pensando tu perro de ti. En este caso sería mejor opción no regañarlo al llegar, sino cuando lo veamos rompiendo algo que no debe o ayudarlo a que gestione mejor nuestras ausencias, en casos muy complicados puedes pedir ayuda a un educador canino que trabaje por tu zona.
  • ¿Con otros perros no se porta bien? Si tu perro es un cielo en casa y con vosotros se porta genial, pero con otros perros se pone como una fiera. La reacción más habitual por nuestra parte es regañarlo. Pero… ¿es acertado? Si tu perro tiene una agresión fuerte hacia otros perros, es probable que no sepas cómo reaccionar ante estas situaciones y quizás deberías plantearte buscar ayuda profesional. En casos no muy graves podrás solucionarlo tú mismo. Pero, en cualquiera de los dos, es seguro que tu perro no sabe hacerlo mejor ante situación y al regañarlo, lo más probable es que no lo ayudes a solucionar su incomodidad, como mucho entienda que no te gusta que ladre al ver otros perros, que gruña, o que se ponga a dos patas como un loco tirando de la correa. Y es cierto que no te gusta, pero es probable que si castigas estas actitudes deje de hacerlas y pase directamente a algo peor. A mí me gusta decir que estas actitudes nos avisan de que el perrito no está preparado para afrontar mejor la situación y ayudarlo desde ese momento, no forzarlo. Puedes ver estas actitudes como un indicador de malestar, y piensa que si te quedas sin indicadores, te costará mucho saber si realmente tu perro está gestionando bien a los otros perros o simplemente pasará a atacar cuando tenga justo delante el problema. ¡Aprovecha las señales que te da tu perro para ayudarlo!
  • ¡En cachorros! Si tu perrito aún es un cachorro deberás tener en cuenta que las asociaciones que hará serán todavía más genéricas: Si lo pisamos sin querer mientras trabajamos un sentado, puede asociar el adiestramiento con una cosa negativa. O si un perro le muerde en el parque, en esta edad puede derivar en tener miedo a todos los perros. Sé cuidadoso en esta etapa de su vida, elige lugares que puedas controlar, resta importancia a las cosas que no la tengan (igual que haces cuando un niño pequeño se cae) y ante las malas experiencias procura idear una más positiva para contrarrestarla en ese momento. Puedes utilizar premios y una voz calmada o alegre.

Consejo: No regañes a tu perro si no estás totalmente convencido de que primero le enseñaste a hacerlo bien.

separator_pink_blog_01

 

¿Hablamos?

609 003 126

[email protected]

separator_pink_blog_01