¿Te ocurre? Pis en casa

¡Mi perrito aun se hace pis en la casa, no consigo que entienda que debe hacerlo en la calle!

Seguro que a todos nos han ocurrido cosas de este tipo, no hay que preocuparse.

Es posible que tu cachorrito no pudiera salir a la calle por faltarle algunas vacunas o que te encontrases un perro que no había vivido en una casa anteriormente…

¡Es comprensible que no comprendan dónde deben hacer sus necesidades!

Haremos tres diferenciaciones que nos marcarán la forma de enseñarle según sea tu caso:

Para cachorros que no pueden salir a la calle.

Elige un lugar de la casa fácil de limpiar y que no esté cerca de su comida o bebida, para poner unos empapadores. Cada vez que lo haga fuera del empapador da una voz (no es necesario espantarlo), coge al cachorro (levantándolo del suelo) y llévalo hasta el empapador (que es donde queremos que aprenda a hacerlo). Las veces que lo haga en el empapador felicítalo efusivamente, puedes decirle: “¡muy bien campeón!” y acariciarlo u ofrecerle una chuche.

 

Cachorros que ya pueden empezar a salir.

Hasta ahora tu perrito ha estado haciendo sus necesidades en un empapador, como en el caso anterior, y es el momento de poder sacarlo y enseñarle a hacerlo fuera de casa. Escoge un momento en el que tengas tiempo para dedicarle, por ejemplo en tus vacaciones. Haremos salidas muy frecuentes cada 2 o 3 horas y aprovecharemos los momentos clave: al despertarse, antes de acostar, y después de comer o beber. En estas ocasiones lo sacaremos a la calle y nos llevaremos el empapador, para darle la opción de hacerlo en el mismo sitio que en casa, pero situándolo en la calle. Si lo hace en la calle, fuera o dentro del empapador lo felicitaremos (“¡Muy bien, gordete!” y lo acariciamos o le ofrecemos una chuche).

Si no hubiésemos logrado que haga pis en la calle durante el paseo, nos dirigiremos a casa, justo antes de llegar pondremos el empapador sobre el suelo y simularemos que volvemos a irnos de paseo, con la diferencia de que al doblar la esquina volvemos a casa, es probable que tengamos que repetir este último paso varias veces hasta que consigamos que lo haga en la calle y poder felicitarlo. Lo que está haciendo tu perrito es aguantarse las ganas, puesto que entiende que lo debe hacer donde siempre y lo que hacemos al acercarnos a la puerta es que le entren más ganas por el hecho de verse llegando, como a nosotros al volver del trabajo y meter la llave en la cerradura, ¡a ver quién se aguanta!.

 

Para perros que ya salen a la calle.

Las veces que lo haga en casa le daremos una voz seca sin regañarlo ni asustarlo en exceso (con un “no” bastaría), levantaremos a nuestro perrito del suelo (si por su peso  nos es posible) y lo llevaremos a la calle o lo acercaremos lo más que podamos a la puerta de la entrada. A continuación lo sacamos a la calle y en cuanto haga pis lo felicitamos de manera efusiva (¡Muy bien, mi chico! + premio + caricias). Para intentar aumentar el número de veces que lo hace en la calle le sacaremos con mucha frecuencia, cada 2 o 3 horas, al menos los primeros días. Y después iremos alargando estas salidas de manera progresiva.

 

¡Otro truco!

Puedes también poner el comedero o el bebedero en la zona de la casa donde suele realizar sus conductas higiénicas o ponerle en ese lugar algún juego de olfato con chucherías. Los perros normalmente son limpios y no quieren hacer sus necesidades en el mismo sitio que comen.

 

Este artículo pertenece a nuestra campaña de consejos ¿TE OCURRE?

separator_pink_blog_01

 

¿Hablamos?

609 003 126

[email protected]

separator_pink_blog_01