Accesorios refescantes para el verano

¡Thor tiene mucho calor! ¿Qué podemos hacer? Quizás ya te está pasando algo parecido. Aquí te presentamos algunos de los accesorios más refrescantes del verano para hacerle esta temporada más llevadera a tu perro y divertirte junto a él. Si tu perro jadea en casa por el calor y busca las zonas más frescas puedes ayudarlo poniendo una esterilla refrigerante. Las horas de más calor se hacen largas para tu perro estando en casa, puedes ponerle algún juego de olfato con juguetes interactivos y, como es verano, prueba a hacerlo con alguna chuche congelada, además de divertirse se refrescará. Para la hora del paseo puedes optar por los pañuelos o chalecos refrescantes, que se mojan con agua. Pónselo a la hora de salir a la calle. Seguro que tu perro notará la diferencia. Si dispones de piscina, te proponemos que dejes a un lado el juguete con el que jugáis en el parque. Hazte con una pelota o mordedor flotante para lanzarlo al agua. Seguro que os divertís y pasáis menos calor que en el parque, mientras hacéis ejercicio. Si tienes patio o terraza ahora también hay piscinas para perros, más resistentes para que no las rompan con las uñas y puedan jugar en el agua. ¡Otro consejo! Lleva siempre a mano agua y un bebedero portátil para tu perro. ¿Hablamos? 609 003 126...

Mi primer paseo

Después de esperar a tener todas las vacunas… ¡Ya podemos salir! Para salir a la calle vamos a necesitar un collar y una correa larga, previamente positivizados y chuches. Hoy es el primer día que nuestro cachorrito va a salir a la calle y debemos hacer que pase un buen día. Le enseñaremos a jugar con otros perritos y a gestionar bien su entorno. Salimos a la calle y hay un montón de cosas nuevas y divertidas: otros olores, pajaritos, niños, otros perros y algunas… que me dan miedo, ¡como los horribles autobuses y coches! Es muy bueno para nuestro cachorro que interactúe con otros olores y otras cosas que no había visto hasta ahora y cuando lo haga de manera correcta debemos premiarlo. Valdría simplemente con decirle “¡muy bien!”, ponernos contentos y acariciarlo. De esta manera le estaremos indicando que ha actuado bien ante esa novedad. Pero también hay ruidos y cosas que pueden darle miedo: como la sirena de los bomberos, los autobuses, otros perros más grandotes, los niños “gigantes” que corren hacia nosotros… Frente a estas cosas no debemos dejar que se proteja entre nuestras piernas, sino que debemos restarle importancia, para que vea que no pasa nada, apartándonos y tranquilizándolo con un tono de voz suave. Si lo vemos oportuno, podemos optar por llevarlo con la correa a una zona más calmada, indicándoselo con una voz agradable “Tobby, vamos, no pasa nada, vamos”. Por supuesto, no tiramos fuerte de la correa, porque eso provocaría el efecto contrario, debemos apartarlo de una manera suave. Con estas dos claves bien aprendidas podremos ayudar a nuestro cachorro con...

Primer día en casa

¡Por fin ha llegado un nuevo miembro a la familia, un perrito! Traerá un montón de cosas buenas que compartiremos, aunque también nervios y alguna que otra duda. El primer día en casa es un momento muy importante para nosotros y también para nuestro perro. Necesitaremos demostrarle que en casa sólo le esperan cosas buenas, que es un sitio donde puede tranquilizarse y obtener cariño, diversión  y seguridad. Para ello tendremos que tener en cuenta: ¿Dónde va a dormir? Necesita una buena cama, donde reponer fuerzas para el día siguiente. ¿Dónde va a comer? Entre todos los miembros de la familia debemos decidir en qué lugar poner el comedero y el bebedero del perro. Y enseñarle dónde está, cuanto más claro lo tengamos nosotros, mejor podremos enseñárselo. ¿Qué debe comer? Debemos recalcar que el perro debe comer el pienso que ya está comiendo en el sitio del que procede. Independientemente de la marca o el tipo de dieta con la que después decidamos alimentarlo nosotros. Lo más probable es que un cambio repentino le cause molestias estomacales. Si queremos cambiarle el tipo de comida, habrá que hacerlo de manera progresiva. ¿Qué juguetes son apropiados? Una buena idea podría ser hacernos con alguna pelota con cuerda o con un lazo, este es un juguete que nos permite interactuar con nuestro perro, nosotros desde un lado y él desde el otro. Seguramente, también le gustarán los juguetes interactivos que le permitan utilizar el olfato y desarrollar habilidades. Otra muy buena idea es algo que ya fuese suyo (esto no siempre será posible). Y por último algún juguete blandito o que pueda...