¡Yo sé que me entiende!

YO SÉ QUE ME ENTIENDE. ¿HASTA QUÉ PUNTO ES CIERTA ESTA AFIRMACIÓN? ¡Él me entiende, sabe lo que ha hecho! Muchos pensamos que nuestros perros entienden todo lo que les decimos, sobre todo está afirmación la podemos escuchar cuando nuestro perro ha hecho algo mal, ya que agacha la cabeza. Pero… ¿Hasta qué punto es cierto que nos entiende?   Nuestros perros son capaces de hacer asociaciones por sí mismos, sin que nosotros se las enseñemos específicamente, o incluso no queramos que haga esa asociación. Ellos asocian un estado a una acción reciente. Pondremos algunos ejemplos para que esto se entienda mejor: ¿Todo patas arriba al llegar a casa? Si tu perro destroza la casa cuando te marchas a trabajar y lo regañas cuando regresas, él puede realizar una asociación similar a: “Cuando mi dueño llega a las tres de la tarde viene enfadado y me regaña…” – ¡Oh no, lo huelo en el portal, ya va a entrar! Voy a esconderme es la hora de que me regañen! –  Algo así estaría pensando tu perro de ti. En este caso sería mejor opción no regañarlo al llegar, sino cuando lo veamos rompiendo algo que no debe o ayudarlo a que gestione mejor nuestras ausencias, en casos muy complicados puedes pedir ayuda a un educador canino que trabaje por tu zona. ¿Con otros perros no se porta bien? Si tu perro es un cielo en casa y con vosotros se porta genial, pero con otros perros se pone como una fiera. La reacción más habitual por nuestra parte es regañarlo. Pero… ¿es acertado? Si tu perro tiene una agresión fuerte hacia otros perros, es...