¿Cómo entro en el parque de perros?

¡¡Todos se echan encima de mi perro, ayuda!!! Cuando llegamos a la zona de suelta o parque para perros es muy frecuente que todos vayan a saludar al nuestro, no permitiéndonos apenas traspasar la puerta. Esto en muchos casos supone un problema, pues el perro que entra puede sentirse intimidado respondiendo con miedo o algún tipo de agresión. Nosotros podemos hacer algunas cosas para facilitarle la entrada a nuestro perro y que todo vaya mejor: Desde fuera En muchas ocasiones la valla es una zona conflictiva. Si ya hay un perro ladrándonos desde dentro procuraremos que el nuestro no se ponga nervioso. Nos acercaremos progresivamente premiando o indicando los acercamientos correctos hacia el recinto. Una vez que estemos cerca, y si no hay perros que se hayan alterado, dejaremos que se huelan. Si observamos la posibilidad de conflicto sería mejor que se oliesen a una distancia prudente. Los perros tienen muy buen olfato por lo que no es necesario que estén contra la valla los dos y menos si esto puede provocar incomodidad a alguno de los perros. Antes de entrar pediremos a los otros dueños que mantengan a sus perros separados de la puerta, para que el nuestro pueda pasar sin encontrarse a todo un batallón que se le viene encima. Una vez dentro Dejamos que nuestro perro se vaya acercando a los otros para conocerlos de uno en uno. Podemos dejarlo ir a donde están o pedir a los dueños que los suelten poco a poco, evitando esos abalanzamientos hacia el nuevo. Si la situación es tensa o vemos que con alguno de los perros de dentro puede haber...