¿Te ocurre? Ladra o gruñe

Mi perro va por la calle ladrando a otros perros, ¡un día le va a pasar algo! ¿Te ha sucedido algo similar? El ladrido de un perro nervioso nos indica que no sabe comportarse frente a eso a lo que ladra, bien sean otros perros, personas, bicicletas… Esto se conoce como una conducta agresiva.   ¿Por qué le sucede? Las causas pueden ser diversas, normalmente es porque siente miedo o le molesta la presencia de algo o alguien. Reacciona de ese modo porque no sabe reaccionar de otra manera, quiere que eso que hay se vaya y es la forma que conoce para resolver la situación.   ¿Y yo qué puedo hacer? Te proponemos algunos consejos que te ayudarán a mejorar estas situaciones y a que harán que tu perro sea más sociable. Cansa a tu perro. Llevarlo con toda la energía del mundo hacia lo que motiva que se ponga así no facilitará las cosas. Si es posible, haz que cuando se encuentre con eso que no le gusta haya jugado previamente, hecho sus necesidades, e incluso puedes jugar con él en casa y proponerle actividades en las que tenga que utilizar su olfato. Esto hará que vaya un poco menos excitado. Dale algo que hacer. Cuando veas el problema intenta hacer cosas diferentes para no enfrentarlo directamente. Puedes darle órdenes sencillas que ya sepa hacer, y premiarlo cuando obedezca o ayudarlo con la correa pasando un poquito más lejos de lo que para él supone un enfrentamiento. Aunque debes tener en cuenta que no se trata de huir. Gánate su confianza. También puede serte de gran ayuda que enseñes...

Accesorios refescantes para el verano

¡Thor tiene mucho calor! ¿Qué podemos hacer? Quizás ya te está pasando algo parecido. Aquí te presentamos algunos de los accesorios más refrescantes del verano para hacerle esta temporada más llevadera a tu perro y divertirte junto a él. Si tu perro jadea en casa por el calor y busca las zonas más frescas puedes ayudarlo poniendo una esterilla refrigerante. Las horas de más calor se hacen largas para tu perro estando en casa, puedes ponerle algún juego de olfato con juguetes interactivos y, como es verano, prueba a hacerlo con alguna chuche congelada, además de divertirse se refrescará. Para la hora del paseo puedes optar por los pañuelos o chalecos refrescantes, que se mojan con agua. Pónselo a la hora de salir a la calle. Seguro que tu perro notará la diferencia. Si dispones de piscina, te proponemos que dejes a un lado el juguete con el que jugáis en el parque. Hazte con una pelota o mordedor flotante para lanzarlo al agua. Seguro que os divertís y pasáis menos calor que en el parque, mientras hacéis ejercicio. Si tienes patio o terraza ahora también hay piscinas para perros, más resistentes para que no las rompan con las uñas y puedan jugar en el agua. ¡Otro consejo! Lleva siempre a mano agua y un bebedero portátil para tu perro. ¿Hablamos? 609 003 126...