¿Te ocurre? Pis en casa

¡Mi perrito aun se hace pis en la casa, no consigo que entienda que debe hacerlo en la calle! Seguro que a todos nos han ocurrido cosas de este tipo, no hay que preocuparse. Es posible que tu cachorrito no pudiera salir a la calle por faltarle algunas vacunas o que te encontrases un perro que no había vivido en una casa anteriormente… ¡Es comprensible que no comprendan dónde deben hacer sus necesidades! Haremos tres diferenciaciones que nos marcarán la forma de enseñarle según sea tu caso: Para cachorros que no pueden salir a la calle. Elige un lugar de la casa fácil de limpiar y que no esté cerca de su comida o bebida, para poner unos empapadores. Cada vez que lo haga fuera del empapador da una voz (no es necesario espantarlo), coge al cachorro (levantándolo del suelo) y llévalo hasta el empapador (que es donde queremos que aprenda a hacerlo). Las veces que lo haga en el empapador felicítalo efusivamente, puedes decirle: “¡muy bien campeón!” y acariciarlo u ofrecerle una chuche.   Cachorros que ya pueden empezar a salir. Hasta ahora tu perrito ha estado haciendo sus necesidades en un empapador, como en el caso anterior, y es el momento de poder sacarlo y enseñarle a hacerlo fuera de casa. Escoge un momento en el que tengas tiempo para dedicarle, por ejemplo en tus vacaciones. Haremos salidas muy frecuentes cada 2 o 3 horas y aprovecharemos los momentos clave: al despertarse, antes de acostar, y después de comer o beber. En estas ocasiones lo sacaremos a la calle y nos llevaremos el empapador, para darle la...

Mi primer paseo

Después de esperar a tener todas las vacunas… ¡Ya podemos salir! Para salir a la calle vamos a necesitar un collar y una correa larga, previamente positivizados y chuches. Hoy es el primer día que nuestro cachorrito va a salir a la calle y debemos hacer que pase un buen día. Le enseñaremos a jugar con otros perritos y a gestionar bien su entorno. Salimos a la calle y hay un montón de cosas nuevas y divertidas: otros olores, pajaritos, niños, otros perros y algunas… que me dan miedo, ¡como los horribles autobuses y coches! Es muy bueno para nuestro cachorro que interactúe con otros olores y otras cosas que no había visto hasta ahora y cuando lo haga de manera correcta debemos premiarlo. Valdría simplemente con decirle “¡muy bien!”, ponernos contentos y acariciarlo. De esta manera le estaremos indicando que ha actuado bien ante esa novedad. Pero también hay ruidos y cosas que pueden darle miedo: como la sirena de los bomberos, los autobuses, otros perros más grandotes, los niños “gigantes” que corren hacia nosotros… Frente a estas cosas no debemos dejar que se proteja entre nuestras piernas, sino que debemos restarle importancia, para que vea que no pasa nada, apartándonos y tranquilizándolo con un tono de voz suave. Si lo vemos oportuno, podemos optar por llevarlo con la correa a una zona más calmada, indicándoselo con una voz agradable “Tobby, vamos, no pasa nada, vamos”. Por supuesto, no tiramos fuerte de la correa, porque eso provocaría el efecto contrario, debemos apartarlo de una manera suave. Con estas dos claves bien aprendidas podremos ayudar a nuestro cachorro con...